contactos
Facebook
siguenos en:
Símbolos Parroquiales
Galería de Imágenes
- Sube tus imagenes al sitio web
- Mira nuestras galerías de imagenes
Videos y Música
Disfruta de videos y música seleccionada
Secciones

Galantería juvenil

Galantería juvenil

Nos situamos en la década de los años 60's, en la época de los cambios sociales, en la época en que los jóvenes comienzan a manifestar más independencia y soltura; y, en Ludo, época en que la juventud masculina sale hacia la Costa para trabajar en las haciendas bananeras que estaban en boga.

 

El hecho de haber salido del lugar y de permanecer meses y meses fuera, hacía que estos jóvenes varones, que con enorme sacrificio físico habían hecho alguna pequeña fortuna, regresaran a su terruño con halo extraño y llamativo. Algunos, por hablar "a lo mono"; otros, por su comportamiento especial; pero, sobre todo, por su estilo en el vestir.

 

Señal de distinción y manera de impresionar a las señoritas era -especialmente entre los jóvenes de Hato Bolo-, tener un radio; tener un caballo; formar jorga con los amigos; vestir pantalón obscuro, zapatos de dos colores (blanco y negro, o blanco o café), camisa blanca a medio abotonar, con las mangas arremangadas hasta el codo, con una cajetilla con filtro marca Kool en el bolsillo, y peinar impecablemente el cabello con brillantina "glostora lavanda". Colocaban en su cuello una toalla de tela y ponían en el bolsillo de  atrás  un pañuelo bien doblado con una de las puntas saliéndose.

 

Así ataviados venían estos jóvenes al centro parroquial los domingos. Lo hacían en tropel a un paso ligero, trayendo en sus manos -casi todos- sus radios transistores a pilas los que, luego de haber dejado a buen recaudo sus corceles, eran encargados en las tiendas hasta después de misa a la que asistían por devoción, pero también para tener la oportunidad de saludar a la señorita que admiraban.

 

La patanería era rara y calificada por la sociedad como un acto de mal gusto y de verdadera agresión. Los jóvenes eran todos correctos, muy caballeros y atentos con las damas; y no sólo con ellas, sino con sus progenitores y personas que las acompañaban.

 

Las muchachas -me estoy siempre refiriendo al grupo de Hato Bolo-, que por lo regular vestían centro rojo o azul, blusa de manga corta con encajes, chompa blanca a botones; que peinaban trenzas y adornaban sus cabellos con vinchas metálicas; que cubrían su cabeza con un sombrero de paja colocado más arriba de la frente; que calzan zapatos de charol y medias blancas (como alguien decía jocosamente, con aire de curiquingues), mantenían también un comportamiento digno. Recatadas y coquetas a la vez, sabían cuando aceptar la invitación que les hacían los jóvenes a las tiendas para tomar un "vinito"; y, como quien no quiere la cosa poder hablar de amor, escuchar promesas y dar esperanzas, en fin..., tema preferido por todos cuando se cruza por esos años mozos.